Performa

Performa

Menu
Ir arriba

Electroestimulación: ¿Realidad o mito?

Nuestra entrenadora personal Sara Tabares explica en Cadena SER, junto a los Drs. García-Bastida y Perez Encinas, qué hay de […]

Sesion-electroestimulacion

Traje de electroestimulación, también conocido como electrofitness o biotraje

Nuestra entrenadora personal Sara Tabares explica en Cadena SER, junto a los Drs. García-Bastida y Perez Encinas, qué hay de cierto tras las promesas de la electroestimulación integral, biotraje o electrofitness

Las franquicias de electroestimulación (EMS), también conocido como biotraje o electrofitness, son un negocio en auge. Prometen resultados superiores a la actividad física tradicional en tan sólo 20 minutos a la semana, pérdida de grasa localizada e, incluso, curación de dolores de espalda. Cristina Pérez Encinas, médico deportivo de la Universidad Católica de Valencia y Jorge García, doctor en Ciencias de la Actividad Física, profesor del INEFC de Barcelona y entrenador de la selección española de Hockey hierba femenino, cuentan en qué consiste realmente y para qué se utiliza.

“Me sirvió para recuperarme de varias lesiones que he tenido, entre ellas una tendinitis. También la utilizaba para recuperarme de los entrenamientos. Nunca la he utilizado como sustituta del ejercicio, sino para acelerar el proceso de recuperación”, afirma el corredor de maratones, José Julio Moratalla.

¿Sustituye al entrenamiento convencional?

La electroestimulación consiste en la contracción involuntaria de las fibras musculares a través de la electricidad que suministra un aparato puenteando al sistema nervioso central. “Este deportista dice algo importante, utilizó la electroestimulación para recuperar la musculatura después de un esfuerzo, para eso puede ayudar. También en algunos casos de tendinopatía, porque probablemente no le podría exigir mucho trabajo a ese tendón. Es algo adyuvante, que puede complementar otra actividad física; nunca sustituir al ejercicio convencional“, señala Cristina Pérez Encinas, médico deportivo de la Universidad Católica de Valencia. “Con mis jugadoras sólo lo usa el fisioterapeuta cuando la persona tiene algún tipo de lesión, incluso en esta disciplina, la electroestimulación es un accesorio, no es el único ejercicio que se hace”, afirma Jorge García, doctor en Ciencias de la Actividad Física, profesor del INEFC de Barcelona y entrenador de la selección española de Hockey hierba femenino.

Según el estudio “Electromyostimulation a systematic review of the influence of training regimens and stimulation parameters on effectiveness in electromyostimulation training of selected strength parameters“, de Filipovic (2011, Muscle Function Laboratory, Institute of Sport Science and Sport Informatics, German Sport University) la electroestimulación resulta mucho más efectiva cuando es aplicada de manera local y combinada con actividad física normal (es decir, hago mi entrenamiento convencional y, en otro momento, me pongo un aparato de electroestimulación local), que cuando se usa sobre el cuerpo entero y superpuesta sobre el ejercicio (aplicar la electroestimulación en todo el cuerpo a la vez que entreno) tal y como proponen los centros monográficos y franquicias de electrofitness.

Por otra parte, el Journal of Motor Behaviour (2011), en “Electrical Stimulation Superimposed on Voluntary Training Can Limit Sensory Integration in Neural Adaptations”, a su vez, señala que la electroestimulación (EMS) superpuesta sobre el ejercicio voluntario, tal y como se propone en estos centros, interfiere en la aferencia neurofisiológica evitando las adaptaciones neuronales de las que depende la generación la fuerza.

Respecto a la desaparición de la grasa localizada.

“Han hecho un estudio en Alemania, de doce meses de duración con señoras mayores con obesidad abdominal. En un año perdieron un 1% de grasa. Estadísticamente no es nada. Realmente no quemas energía, es el aparato el que contrae la musculatura”, comenta García. Según Kemmler, en el estudio Effect of whole-body electromyostimulation on energy expenditure during exercise (2012), la diferencia entre hacer ejercicio con o sin uno de estos trajes de electroestimulación es el equivalente en consumo energético a andar con o sin bastones.

¿Cura las patologías de espalda?

“Algunas frecuencias utilizadas con estos aparatos se emplean tradicionalmente como elemento analgésico para aliviar algunas molestias, sin que eso resulte terapéutico. No cura, ni resuelve ningún problema subyacente”, admite la médico deportivo.

Resultados tras sesiones de 20 minutos

“Hay que desconfiar de cualquier oferta milagrosa”, añade Pérez Encinas. “La electroestimulación no es el diablo, es otra herramienta más. En ciertos momentos, puede aplicarse, pero no es mejor que el entrenamiento habitual. Se tienen que combinar”, concluye Jorge García.

Si tenemos en cuenta que Kemmler (2012) en el estudio citado anteriormente observó un consumo energético extra del 17% derivado de añadir la electroestimulación al ejercicio convencional, diferencia equivalente a andar con o sin bastones según las palabras del propio autor del estudio, observamos como no salen los números. Para que en términos de consumo energético 20 minutos equivaliera a una hora de entrenamiento necesitaríamos un incremento del 300%, una cifra muy superior al 17% observado. Las matemáticas son claras al respecto.

Escucha el programa el la web de Cadena SER

Por Sara Tabares, entrenadora personal en Performa Entrenadores Personales y responsable del programa SER SALUDABLE de Cadena SER

PERFORMA ENTRENADOR PERSONAL · PERFORMA CONSULTING S.L. · Avda. de Aragón, 36 Bajo 46021 Valencia · Telf.: +34 960 078 914

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies