Performa

Performa

Menu
Ir arriba

¿Cómo afectan las emociones a la dieta?

¿Alguna vez te has preguntado cómo afectan las emociones a la dieta? Nuestra entrenadora personal en Valencia Sara Tabares nos […]

Cómo afectan las emociones a la dieta - Entrenador personal Valencia

¿Alguna vez te has preguntado cómo afectan las emociones a la dieta? Nuestra entrenadora personal en Valencia Sara Tabares nos resuelve esta duda junto a la psicoterapeuta y miembro de Asociación Valenciana para la Investigación y la Práctica de la Psicoterapias Integrativas (AVIPSI) Violeta Mendoza. ¿Es posible aliviar el estrés, la depresión o el aburrimiento a través de la comida y qué consecuencias tiene para nuestra salud?

No son pocas las personas que tienen que enfrentarse a ese cosquilleo de atacar la nevera pero sin siquiera tener hambre. Cuando se encuentran nerviosos por trabajo, por tener que enfrentarse a algo importante como un trabajo final o un examen, acaban en la nevera y comen cualquier alimento que encuentren. Estamos ante lo que se conoce como”comedores emocionales”, personas que usan los alimentos para dar salida a su ansiedad, estados depresivos o aburrimiento. El objetivo consumiendo alimentos no es saciarse, sino que existen una serie de problemas emocionales detrás de sus acciones. Un punto importante a tener en cuenta en este tipo de perfiles es que suelen esconder esta forma de comer y no suelen reconocer en un primer momento que tienen un problema, por lo que pasa un cierto tiempo hasta que son capaces de aceptar que algo va mal.

¿Qué síntomas se suelen dar en estos casos según nuestra experta? ‘Sentir’ que se tiene hambre al poco de haber comido, no aceptar cualquier tipo de comida cuando se le ofrece (en el caso de los niños), no ‘sentirse’ saciado. Mientras que el hambre fisiológica suele ser progresiva y la mayoría de veces se puede esperar para comer, el comedor emocional siente el hambre en forma de ataque, es decir, repentinamente y necesita ser solucionada al momento. La culpa es un sentimiento habitual cuando se producen estos atracones, especialmente durante y después de haber comido.

Desde un punto de vista nutricional, el comedor emocional elige alimentos considerados ‘reconfortantes’ tales como pizza, galletas, chocolate, pasta… Si bien su consumo no supone un problema de manera puntual, debemos preocuparnos cuando su ingesta se realiza a modo de calmar la ansiedad o el desasosiego.

Si quieres saber más sobre cómo afectan las emociones a la dieta no te pierdas el programa completo en SER SALUDABLE.

PERFORMA ENTRENADOR PERSONAL · PERFORMA CONSULTING S.L. · Avda. de Aragón, 36 Bajo 46021 Valencia · Telf.: +34 960 078 914

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies